B. B. King y El blues del corrector de textos