Este fin de semana hemos tenido ocasión de disfrutar del Congreso Web 2015 celebrado en Zaragoza y, claro está, no podemos dejar pasar la oportunidad de aplicar todo lo que hemos aprendido —¡que no es poco!— a nuestro campo y al marketing de contenidos.

Por este motivo, durante las próximas semanas compartiremos una serie de artículos explicando nuestra visión sobre algunos de los temas comentados, realizando aportes en diferentes temáticas y, sobre todo, exponiendo algunos de los puntos fuertes que marcarán tendencia en el panorama del marketing digital durante los próximos meses.

El primero de los artículos que queremos compartir con vosotros nace de una idea que Lucas (@CalvoConBarba) dejaba caer en el acto inaugural del congreso, y que podría resumirse en que, pese a lo que mucha gente cree, Internet no es rápido, ni fácil, ni barato. Según sus propias palabras, solemos tener esta idea porque no vemos todo el trabajo que hay detrás de una web, de una e-commerce o de un vídeo de YouTube. Las horas de métricas, de análisis, de estudio de la competencia, de reciclaje profesional… Todo esto conlleva tiempo, y el tiempo es una inversión.

Y nosotros nos preguntamos, ¿qué sucede con el marketing de contenidos? ¿Puede ser rápido, fácil y barato? ¡Veámoslo!

¿Puede ser el marketing digital bueno, bonito y barato?

¿Puede el marketing de contenidos ser rápido, fácil y barato?

¿Es fácil ofrecer contenidos de calidad? Aquí, la respuesta es obvia: un no claro y rotundo. Redactar un texto de calidad, original, interesante, adecuado a un target concreto y orientado a SEO requiere formación: y no solo formación en marketing, sino también en cuestiones lingüísticas y ortotipográficas (vamos, esas cosas que parecen aburridas, pueden llegar a ser aburridas y que la mayoría rehuía desde la primera hasta el último año de instituto, y más allá).

Y es que, del mismo modo que no le pides al diseñador gráfico de tu agencia de marketing que sepa de SEO (o, al menos, que sea un experto), ¿por qué le pides a la persona que redacta tus posts que sepa de SEO y marketing, pero que no tenga un altísimo nivel de redacción? Porque, al fin y al cabo, redactar es su trabajo, ¿verdad? Entonces, lo que debería hacer un redactor freelance es redactar perfectamente y adaptarse a los criterios SEO que le marquen.

La rentabilidad es el baremo básico para un servicio profesional de marketing de contenidos, ¿no crees?En la misma línea, Internet no es rápido y el marketing de contenidos, tampoco: crear artículos que se compartan mucho e, incluso, que reciban muchos comentarios es relativamente sencillo. Aun así, que un artículo se comparta muchas veces no significa que esté creando marca de verdad. Preparar una estrategia digital con cara y ojos, detectar al target, construir una buyer persona efectiva, adaptar el tono… Todo esto lleva tiempo, pero es lo que hará que, a medio y a largo plazo, consigas atraer al cliente adecuado y generes una comunidad real en torno a tu marca.

Todo esto nos lleva al último punto: ¿es barato el marketing de contenidos? Bueno, antes de responder a esto, tengamos en cuenta un último punto: una vez se ha lanzado el contenido (sea un texto, un vídeo o un podcast) toca medir, analizar y readaptar todos aquellos puntos de nuestra estrategia que sean necesarios. ¿Y sabes qué significa esto? Tiempo. Una estrategia de marketing de contenidos requiere tiempo: para prepararla, para ejecutarla, para modificarla. Y, además, un tiempo de formación que habrán invertido todas las personas que formen parte de ella: desde el experto en SEM hasta el redactor freelance, una formación de calidad es básica e indispensable para obtener los resultados que deseas. ¡Y eso también hay que pagarlo!

Ya sabes lo que dicen: ¡el tiempo es oro! Por lo tanto, aun teniendo en cuenta que cada cual marca sus precios, sus márgenes de beneficio y, obviamente, su calidad, te diremos que puedes esperar que una estrategia de marketing de contenidos sea muchas cosas, pero barata no debería ser una de ellas. Y el motivo es obvio: ¿puedes esperar lo mismo de un Ford que de un Ferrari? (y ojo, ¡que esto lo dice alguien que es fiel a Ford desde hace más de 10 años!) Entonces, ¿qué te hace pensar que, en el mundo del marketing, cualquiera te dará los mismos resultados?

Ten en cuenta que detrás de ese artículo que compras para tu blog hay —o debería haber— muchas horas detrás de analítica y estudio, y muchas más que invertir una vez se haya publicado. Como suele decirse, lo que vemos solo es la punta del iceberg: ¡detrás de cada contenido hay muchísimo tiempo dedicado a estructurar, segmentar y analizar!

Y, como suele decirse, lo bueno, bonito y barato cuesta de encontrar, ¿verdad?