Si hace unos días hablábamos sobre cómo hacer el trabajo de fin de grado (TFG), hoy aprovechamos este espacio para plantear aquellos cinco pasos básicos para escribir tu tesis doctoral.

Escribir una tesis doctoral se plantea, tras el máster, como un reto todavía mayor. La conceptualización, planificación y extensión son una prueba que debe cumplimentar la premisa básica de este trabajo: ¿qué aporta tu tesis doctoral al campo que has escogido? Una vez respondas a esa pregunta, completarás la primera fase de tu búsqueda. Pero no nos adelantemos, ¿de acuerdo? Vamos a exponer las fases de una en una.

#1 El mundo es tu inspiración frente a la tesis

Muchos futuros doctores han tenido graves problemas en la búsqueda activa de la tesis. Los principales errores son creer que la inspiración llegará en una noche (1) y no comprender cuál es la meta (2) que se quiere alcanzar. Aunque parezca extraño, debemos buscar el modo de comprobar qué áreas pueden explotarse y qué otros estudios pueden refutarse en la actualidad, por ejemplo;  escribir la tesis doctoral es un proceso de documentación, examen y enfoque, e incluso podemos necesitar la ayuda de compañeros que ofrezcan una visión complementaria a la del tutor de la tesis.

Escribir la tesis doctoral requiere de organización, trabajo metódico ¡y altas dosis de paciencia!

Escribir la tesis doctoral requiere de organización, trabajo metódico ¡y altas dosis de paciencia!

#2 El peso del tiempo

Vale, has elegido un tema fantástico, pero si eres demasiado ambicioso, no habrá tiempo. A menudo confundimos proyectos brillantes y proyectos de tesis; si no entra en los tiempos de trabajo, tendrás que adaptarte o elegir otro tema: es duro, pero puedes investigar sobre eso más adelante y con mejores medios y fuentes.

#3 Una pregunta

Como cualquier trabajo de investigación, la tesis seguirá el modelo hegeliano de tesis-antítesis-síntesis y, por ello, debemos tener los medios para responder el cómo y el por qué. Ahora no solo debes empezar a leer, sino a postularte en todos los fondos bibliográficos que puedas necesitar (tu facultad, otras universidades o fondos bibliográficos).

#4 Escribir regularmente

A medida que aumenta la documentación, la montaña parece hacerse más y más grande. Muchos compañeros que ya han sobrevivido a la redacción y defensa de la tesis recomiendan escribir regularmente desde el principio: resumir ideas o crear esquemas es fundamental para el desarrollo ordenado y la búsqueda de una justificación coherente y un desarrollo lógico de la investigación.

#5 Busca ayuda

Una vez preparada finalizada la tesis, plantéate si necesitas que amigos y, si es posible, expertos en la materia revisen el texto. Después de corregir varias decenas de tesis y trabajos de grado nosotros recomendamos que se evalúe o que se opte por una lectura profesional y, si es posible, que esa lectura sea realizada tanto por un corrector profesional como por un experto en la materia.

Evidentemente, también deberás tener presente temas básicos al margen de la escritura de la tesis, como la elección del comité que tu tutor te recomiende o las estrategias para procesar la información que recopiles o desarrolles. Todo ello, junto a la preparación de la defensa se escapa un poco de nuestras competencias, pero te recomendamos que mantengas la calma y busques la ayuda que consideres necesaria; pero no te agobies demasiado: tú eres el mayor experto que hay en tu tesis doctoral. Al fin y al cabo, la has planteado, preparado y escrito, ¿no?

¡Escríbenos!

¿Quieres contactar con un corrector profesional?

Estamos aquí para ayudarte.

¡Escríbenos!