Últimamente ha habido numerosos cambios en el algoritmo de Google. De todo ello hablamos a raíz de una conferencia de SEO a la que asistimos hace unos meses y que podría sintetizarse en Panda, Pingüino (Penguin) y Colibrí (Hummingbird).

Si quieres saber más, visita 10 cambios SEO en 2015 en este blog.

Estas tres actualizaciones del algoritmo han creado una red de la que resulta difícil escapar, así que vale más la pena adaptarse en la medida de lo posible. Te explico por qué.

#1 Con los últimos cambios, Google Panda penaliza el contenido duplicado de otras web: esto hace que sea muy importante que el contenido que tú creas sea nuevo y no copiado de otras páginas web y blogs.

#2 Pingüino (Google Penguin) detecta enlaces de baja calidad (por ejemplo, directorios o granjas de enlaces) y fortalece la necesidad de que el contenido que se comparte se dinamice de forma natural.

#3 Colibrí (Google Hummingbird) es la respuesta a las oraciones de aquellos a los que de verdad nos gusta el marketing de contenidos y no el SEO puro y duro: realiza búsquedas etimológicas, semántica e interrelación de conceptos. Es decir, da alas a Google y lo proyecta hacia la web semántica y el 3.0. O, dicho de otro modo, se esfuerza en entender lo que quieres decir.

¿Cuántas veces debo actualizar el blog por semana?

Y ahora es cuándo me dices: “¿y qué tiene eso que ver?”, ¿no?

Cada cuánto publicar nuevos contenidos en el blog

Como siempre, la respuesta corta es menos específica que la extensa. Y la respuesta corta es “siempre que puedas”, mientras que la respuesta larga empieza con un “depende de una serie de condiciones relacionadas con las actualizaciones en tu blog.

Primero, ten presente que lo mejor sería que actualizases tu blog diariamente con contenidos de calidad y de diferente extensión (nunca de menos de 300 o 400 palabras) y sin límite de extensión siempre que el artículo sea relevante, estructurado y útil al usuario.

Por mi experiencia profesional considero que funciona muy bien crear artículos omitiendo un poco la idea preconcebida del cuanto más largo, mejor. Pero como todo en esta vida, depende.

Segundo, sé consciente de que ni las agencias de marketing ni los expertos en SEO o estrategia digital lo hacen. ¿Por qué? Simple: es mucho trabajo. En Vorágine apostamos por una frecuencia adaptada a cada proyecto y nunca menor a cuatro posts mensuales.

Tercero, tira por lo bajo. Parece una tontería pero, por intentar funcionar a un ritmo que no pueden mantener, muchos blogs no aguantan ni durante su primer año de vida, mientras que otros llevan quince años en la red simplemente por ser consecuentes.

¿Por qué? Porque antes de correr toca aprender a caminar, y escribir un post es más que ponerse a juntar letras: es plantearte qué quieres conseguir, qué palabras quieres potenciar, a qué fuentes puedes sacar partido, y mucho más. Para todo ello, un calendario de publicación es lo mejor de lo mejor. ¡En serio!

En resumen, que publiques lo que publiques no puedes bajar de cuatro veces al mes, aunque lo ideal sería hacerlo cada día, y un término medio serían tres veces por semana (unos 12 artículos mensuales); a esto se suma la calidad, la estructura y la máxima viralización posible de los mismos como principales claves para nosotros, aunque seguro que para ti es alguna otra cosa, ¿a que sí?