Decía el escritor uruguayo Mario Levrero que sus narraciones eran en su mayoría trozos de la memoria del almay no invenciones, y es que eso es lo que creo que somos: historias dentro de personas.

Los seres humanos vivimos, crecemos y mejoramos a través de historias, así como lo hemos hecho durante cientos de años. Nuestras experiencias se funden en narraciones o se proyectan a través de los relatos que componen las vidas de otros.

La delgada línea entre el storytelling y el marketing de contenidos

En nuestro día a día, contamos miles de historias; vivimos de historias. Narras tus experiencias en formato de historia: fiestas, viajes, cotilleos, relaciones que se acaban, otras que empiezan… E incluso dentro de ti te has descubierto, muy a menudo, hablando con ese “yo interior”.

Pero sobre todo, hoy, hablas de productos, de marcas, de empresas, de experiencias, de moda… contando una historia (tras otra).

No solo interaccionas o cambias la opinión de otros, sino que incluso te descubres dentro de ese diálogo o prueba social que cambia tu opinión sobre algo, ¿verdad? Estás compartiendo una experiencia en formato de historia: estás haciendo storytelling.

¿Por qué dicen copywriting cuando quieren decir storytelling?

Al trabajar en marketing de contenidos o como web copywriter te das cuentas de que no todas las marcas sacan partido a sus historias, o a las historias que su público cuenta de ellos, incluso. Te das cuenta de que los lectores de un blog quieren leer una historia sobre ti, y sobre ellos; quieren compartir esa historia y es probable que eso sea lo que te ha traído hasta aquí.

Cómo hacer un buen storytelling

#1 Marketing de contenidosstorytelling copywriting

Si bien me he leído cientos de posts y algunas obras de referencia, debo decirte que, para mí, el storytelling está vinculado al branding de una marca y el copywriting a su SEO. Esto, ante todo, es una opinión personal fruto de mi experiencia; de mi experiencia contando historias.

Podemos hacer buen SEO y posicionar contenidos de calidad con un buen storytelling, pero si cuentas una historia, te recomiendo que te centres en contarla. No te preocupes tanto del SEO, porque será el contenido lo que llegue a tu público objetivo, y no tanto el tema. Dicho de otro modo, en copywriting podremos mantener equilibrado tema y SEO, y con el storytelling explicaremos una historia y diseñaremos una experiencia concreta para el lector.

De algún modo, si los posts virales son los que cuentan una experiencia, ¿por qué no usar el storytelling para promocionar todos los productos o servicios de una marca a través de historias? A priori, todo son ventajas, ¿verdad?

Por un lado, enviamos mensajes a través de los que el lector (público objetivo) se puede identificar; además, a menudo, son artículos que invitan a la acción y no se quedan en algo meramente informativo. En paralelo, y aunque el contenido no incite directamente a realizar una acción, sí puede persuadir o conectar a distintos niveles mediante emociones.

#2 Tres ejemplos de blogs que hacen storytelling

Y es que si te paras a pensarlo, muchos de los blogs que triunfan en la red no venden nada directamente, sino que hacen storytelling. Tres ejemplos de ello son Kirai, un geek en Japón, Diario de un viajero o El blog de Enrique Dans; ninguno de ellos hace SEO, y todos están en el ranking de los 20 blogs más leídos de España.

#3 Cinco claves del storytelling

¿Pero cómo crear una experiencia y plasmarla en el texto? Quizá esto sea lo verdaderamente difícil de hacer, ¿no? Cómo encontrar la fórmula de convertir un artículo cualquiera en una historia y, sobre todo, cómo hacer esa historia viral.

Para mí, hay cinco aspectos a tener presentes:

  • Audiencia: debes saber a quién escribes: ¿otro redactor?, ¿un chico?, ¿chicas deportistas de mediana edad?, ¿geeks? Y, sobre todo, debes posicionarte: ¿vas con los héroes o los villanos de la historia? Si se trata de ejercicio, estás en el sofá o el primero de una maratón. Posicionarte, personalizar la historia: conocer qué ocurre en su interior.
  • El fin último: ¿te acuerdas del Macguffin de Hitchock, no? El elemento que hace que la trama avance, el maletín de Pulp Fiction, la historia de los personajes en Lost (Perdidos) y no la isla, etc. Aquí pasa lo mismo. ¿Vale únicamente con explicar las ventajas de una tele UHD/4K o tienes que conectar con el lector hasta el objetivo final? Televisión de calidad, experiencia única, aficionados a las series, al fútbol o al cine… ¿Lo coges?
  • El storytelling tiene ritmo narrativo; a diferencia del copywriting que, por norma, consiste en explicar las ventajas, los pasos o definir equis características de un producto o servicio, el storytelling tiene subidas y bajadas, picos, problemas, desafíos y dificultades.
  • Invita a la acción, porque te hace partícipe o te obliga a tomar una decisión. Y eso sí que es importante, porque ¿cómo vas a seguir con tu PS3 cuando empiezan a salir joyas como el The Witcher 3 o Metal Gear Solid V para PS4?

Y hay una última cuestión a tener presente, ¿sabes? Ya te habrás fijado que no me he contestado antes a la pregunta sobre por qué no usar el storytelling para todo, ¿verdad? La respuesta es simple; por un lado, no tienes ni repajolera idea de lo que puede o no hacerse viral; por el otro, no siempre buscamos historias; y por último, las historias no funcionan para todo en Internet.

Eso hace que, a veces, tengamos que buscar el canal más adecuado: quizá en un blog de recetas de cocina o de viajes debamos optar por mezclar artículos enfocados al SEO (copywriting) con otros que narren historias y expliquen experiencias. Al fin y al cabo, recuerda que el storytelling es un (fantástico) recurso más, y no la panacea.

¡Vamos allá!

Storytelling + marketing de contenidos

¿Qué te parece? Venga, si te va a encantar cómo contamos historias. En serio.

¡Vamos allá!