Internet es un escaparate en el que podemos vendernos fácilmente. Rápido, cómodo y económico si te decides a hacerlo tú mismo. Pero… ¿es realmente eficaz el marketing digital? Es cierto que cualquiera puede disponer de un blog, website o tienda online, pero la evidencia nos dice que pocas son realmente rentables. ¿Los motivos?, varios y muy diversos. Sin embargo, disponer de contenidos de calidad para una landing page es un primer paso para captar nuevos usuarios.

¿Estás desesperado porque has empezado tu negocio online y no tienes las visitas que esperabas? ¿Creías que vender por Internet era fácil y ahora no cumples los objetivos? ¡Sigue leyendo! Aprende a escribir contenidos para una landing page y descubre por qué los 3 primeros segundos que el usuario pase en tu web son fundamentales para que tu negocio triunfe o fracase. ¿Continuamos?

Ante todo, ¿qué es una landing page?

Una landing page es una página de aterrizaje, un escaparate especial donde tus potenciales clientes o usuarios van a llegar desde cualquier enlace que redirija a tu web: banners publicitarios, redes sociales, Google Adwords, newsletter, etc. Al contrario que otras páginas de tu web, la landing suele tener un diseño específico sin menús, sliders o navegación convencional. ¿Por qué? Muy sencillo: la landing page está orientada a la conversión, a conseguir una acción muy concreta del visitante.

5 claves de los contenidos de una landing page

Recuerda: Diseño funcional, palabras clave bien orientadas, visualidad, retención del usuario y buenas perspectivas de difusión.

A diferencia de la home habitual, la landing page suele recepcionar a potenciales clientes que ya han tenido una primera aproximación a nuestra empresa gracias a ese primer clic en el enlace de Facebook o en el anuncio del boletín enviado por e-mail. Entonces, si ya llegan a tu web gracias a un mensaje anterior, ¿por qué no hacerles una propuesta que les impacte directamente y les invite a la conversión rápida? Veamos cómo hacerlo.

Los 5 imprescindibles en una landing page

La página de aterrizaje de tu web debe ser lo suficientemente atractiva para que el usuario se quede en ella y no cierre el navegador. Igual que el escaparate de un negocio físico puede hacer que el potencial cliente entre a la tienda o pase de largo, la landing page debe conseguir que el cliente cumpla el objetivo planteado: comprar un producto, visualizar un vídeo o compartir nuestra web.

Y, llegados a este punto, ¿qué elementos serán clave en el éxito de tu landing page?

  1. Diseño funcional, claro, llamativo y responsive, con contenido audiovisual relevante.
  2. Resumen visual de tu oferta o propuesta: ¿qué beneficios aportará al usuario? Un buen eslogan puede hacerte ganar mucho tiempo en este aspecto.
  3. Una correcta elección de las palabras clave a utilizar, para cumplir dos objetivos: un buen SEO y conseguir impactar a los usuarios que lleguen al sitio. El contenido web es fundamental.
  4. Capacidad de repetición: es importante conseguir que los usuarios vuelvan. Incluso si no consigues tu objetivo de venta en un primer momento, ofrece descuentos rápidos o una suscripción al boletín de novedades para “enganchar” al visitante.
  5. Difusión y viralización de la landing page: por supuesto, si consigues todo lo anterior, la expansión de tu propuesta será mucho mayor. ¡Compartimos lo que nos gusta!

La importancia del copywriting: escribir contenido para una landing page

¿Pensabas que todo dependía de la imagen? ¡Craso error! Ya hemos visto en el párrafo anterior que conseguir una landing page de calidad y efectiva no solo depende de un informático y un diseñador. Además, tendrás que cuidar con mucho mimo lo que escribes en ella. Aquí entra en juego el papel del copywriting a la hora de crear el contenido web que atraiga y persuada al visitante.

Por supuesto, escribir contenido de calidad requiere tiempo y, no vamos a engañarte, ciertas habilidades de redacción. Siempre puedes delegar este trabajo en una agencia de marketing de contenidos que te asegure el éxito en tu landing page, pero… ¿y si lo intentas tú mismo? Plantea y responde a las siguientes cuestiones antes de ponerte con el contenido:

  • ¿Cuál es el objetivo de tu landing page?

Debes tener un objetivo muy concreto: vender un producto, conseguir una subscripción al blog o ganar un fan en Twitter. Una vez lo tengas claro, redacta un buen titular, sé claro y directo, utiliza listados en el texto, detalla los beneficios del producto y, por supuesto, incluye el precio. Los usuarios desconfían si no se les da toda la información relevante en un primer vistazo.

  • ¿Quiénes son tus potenciales clientes y dónde se encuentran?

¿Vendes una app de fitness? Céntrate en usuarios de gimnasios, lectores de blogs deportivos y suscriptores de otras apps similares. Y ahora, lo importante: ¿por qué estos usuarios van a decir “sí” a la propuesta de tu landing page? ¿Mejorará tu producto su experiencia en el deporte? ¿Solucionará algún problema concreto que casi seguro va a encontrarse en su día a día? Esfuérzate, investiga y conoce a tu cliente. Y escribe centrándote en él.

  • ¿Qué opinan otros usuarios de tu producto?

La gente suele desconfiar de nuevos productos o empresas desconocidas. Incluye una sección de testimonios u opiniones de clientes antiguos para convencer a los nuevos de que tu producto es real y cumple las expectativas. Solo una advertencia: no te inventes las opiniones, ¡queda fatal! Además, los internautas son cada vez más listos y difíciles de engañar.

  • ¿Qué quieres que haga el lector de tu landing page?

Vale: has conseguido llegar a tu público objetivo, has captado su atención y parece que está interesado en tu producto. ¿Qué quieres que haga ahora? Utiliza CTA´s (call to action o llamada a la acción) a lo largo del texto para conseguirlo. Habrá clientes que lo hagan en el primer párrafo; otros necesitarán leer el texto completo para ser persuadidos

Sí, además de las cuestiones anteriores, te centras en el SEO para seducir a los buscadores y conseguir más potenciales visitantes que aterricen en tu landing page, el éxito de tu campaña está mucho más cerca. Y recuerda que, si no tienes claro cómo redactar el contenido web o no dispones de tiempo para hacerlo con la calidad que requieres, siempre puedes confiar en los servicios de una buena agencia de redacción.

Y tú, ¿tienes otros consejos para hacer que una landing page funcione? ¿Los compartes con nosotros?