¡El corrector tiene armas!