Al final, el corrector de textos debe ayudar a comunicar: ¡y eso es chulo! ¿O no?