Las prisas son malas consejeras.