¿Sabes por qué se dice que un contenido es viral? Porque se comporta como una enfermedad (un proceso vírico) y se contagia. Sobre cómo funciona un viral, hay una serie de claves que puedes seguir pero, evidentemente, no existe una fórmula mágica que funcione.

Con lo que sí que podemos empezar es con los tres conceptos que pueden convertir un tuit en un fenómeno social: de dónde sale (foco inicial), el alcance del mismo (alcance medio) y el índice de contagio de los que hablaba Socialmood en uno breve artículo sobre contenido viral que me parece clave.

  • Focos iniciales: ¿quién da a conocer el contenido? No es lo mismo que cree ese contenido una persona con 100.000 followers que un usuario con 200.
  • Alcance medio: ¿a cuántos usuarios puede llegar la persona que ha creado y compartido el contenido? Quizá pese a tener una cifra escueta de seguidores es un líder de opinión dentro de un nicho, lo que puede potenciar el alcance, y… Ya te haces una idea, ¿no?
  • Índice de contagio: probabilidad de que el usuario que ha visto un contenido, lo consuma o lo comparta (contagie).

Dicho esto, hay una serie de claves a tener presentes. La más importante de todas ellas, es que no podemos basar toda nuestra estrategia de contenidos en la creación de virales.

Estrategia de marketing con contenido viral

¡Te presento algunas claves recopiladas para que tu contenido sea mucho más viral!

Me explico.

A medio y largo plazo sería fantástico conseguir crear contenido viral de un modo constante. Sin embargo, pese a la posibilidad de analizar los factores que ayudan a que un contenido se convierta o no en viral, nadie tiene una varita mágica que te asegura el éxito con un contenido: sea una infografía, un artículo de opinión o un vídeo.

Aunque me parece un poco pedante ponerme como ejemplo, yo mismo creé un viral hace aproximadamente un año que quizá has leído: se titulaba De cómo mi perro cambió mi (nuestra) vida, y el día que más visitas recibió solo en mi blog, no en El Huffington Post o en otros blogs donde también se reblogueó, fueron alrededor de 30.000. Yo tengo 200 followers en Twitter, y poco más, y poco movimiento en otras redes, ¿entonces?

Recuerda: nadie tiene una varita mágica que te asegura el éxito con un contenido. Click Para Twittear

Para mí, el marketing digital nos indica que no podemos basar nuestra estrategia en esto, si bien deberíamos intentar viralizar todo aquel contenido que consideramos realmente interesante para nuestro público.

Del mismo modo, hay una serie de parámetros a tener muy en cuenta, pero creo que el más interesante de todos ellos es la modestia: viral, no significa universal, por lo que es muy importante tener presente para qué sector creamos ese contenido y qué tráfico y actividad tienen sus usuarios dentro del mismo.

¿El viral es la clave para una estrategia de marketing de contenidos?

La respuesta corta es no. Un contenido viral (o varios) puede ser clave para una buena campaña, pero no debería ser la clave de la campaña en sí. Por supuesto, para conseguir ese contenido hay una serie de puntos de partida que podemos seguir; los expuestos en el blog de 40defiebre, por ejemplo, me encantaron: si quieres leer el artículo íntegro, aquí lo tienes; de todos modos, te lo resumo a continuación.

Para empezar, el contenido viral tiene que ser largo. Quizá por diferenciación o por tratar un tema con mayor profundidad (algo que también Google valora). Eso no quiere decir que tengas que enrollarte sin fundamento, sino que tienes que intentar crear artículos con mucha chicha detrás.

A su vez, las publicaciones con imágenes tienen muchas más comparticiones; y si aplicamos esta teoría a redes sociales, también funciona. Así que no solo deberías potenciar la parte visual en el blog, sino también apostar por ellas en Facebook, Twitter o LinkedIn.

En tercer lugar, el tema del contenido emocional. Piensa por qué pueden leer y compartir tu contenido los lectores: ¿les entretiene?, ¿les divierte? Las emociones que mejor funcionan son sorpresa, risa y entretenimiento, pero también puedes aprovechar la tristeza de un sentimiento común. Aquí, en el artículo original, no recomendaban escribir sobre temas de rabia o tristeza, yo no diré eso, sino que te recomendará que analices a quién le escribes, ¿qué sientes?, ¿qué siente? ¿Puedes conectar a través de una emoción compartida con tu buyer persona o persona-tipo? He ahí la clave.

Las emociones que mejor funcionan con tu contenido son sorpresa, risa y entretenimiento, Click Para Twittear

En cuarto lugar, te resumo temas menores y básicos a la par: las infografías bien hechas son un gran motor a través del que viralizar contenido; los artículos en formato de lista también. Las que más se comparten son las de 10 puntos, pero… ¿qué extensión necesitas para una lista con más de 10 puntos? Ya te lo digo yo: más de 1.000 palabras. Segurísimo, para el 90% de los casos en los que quieres crear contenido bueno y viral.

Emociones de Inside Out (Pixar, 2015)

Hablando de emociones y de imágenes… ¡Aquí una que vale más que mil palabras! 😉

Por último, recuerda el punto más importante de los diez (¡ajá!) que comentaban en la publicación que te estoy diseccionando: rodéate de influencers. Porque puede parecer absurdo, y muchos quizá no te caigan del todo bien, pero hacen muchas cosas como se tienen que hacer. Cada influencer mejora un 30% las posibilidades de que compartan tu contenido, así que el camino está claro aquí. Claro que puedes analizar el mejor día para compartir contenido o que debes compartirlo más de una vez si quieres conseguir viralizarlo, pero bien relacionado, todo es más sencillo.

Y todo lo anterior nos deja con que hay un buen porcentaje de temas o contenidos que no son susceptibles de convertir en virales, ¿cierto? ¡Qué problemón!, podríamos decir. Pero no tiene por qué en realidad. Lo cierto es que el contenido viral puede ser una actividad clave para hacer crecer la visibilidad y el branding de nuestra marca, pero no debe ser el único límite que deberíamos plantearnos: en este aspecto, también necesitaremos contenido para potenciar el SEO de nuestra página web y nuestro blog, o búsquedas long tail que solventarán dudas a un nicho específico de nuestros usuarios. ¿Eso es malo? ¡Claro que no!

Al fin y al cabo, para que un contenido brille por encima del resto; los demás deberían brillar menos por una u otra razón, y eso no tiene más que atender a que los temas más genéricos pueden atraer a un público mayor y a muchos otros factores que ya te he segmentado.

¡Espero que ahora veas un poco más claro cuáles son las claves para crear contenido viral y por qué deberías tratar de hacerlo!