Cualquier persona que empiece a moverse en el mundo del marketing digital y el SEO, ya sea como profesional del sector o para darle un empujón a la web de su negocio, necesita tener muy claro cuándo usar enlaces dofollow y nofollow. Al fin y al cabo, el linkbuilding es una parte fundamental para el posicionamiento de una página, y si no sabes de lo que estamos hablando te recomiendo darte una vuelta por este post de Inbound Cycle en el que Dean Romero te lo explica a las mil maravillas.

Y dicho esto, ahora sí que sí: veamos cuándo tienes que usar un enlace dofollow y cuándo es mejor usar un nofollow. Ah, pero espera: antes de nada, aclaremos qué es exactamente cada cosa, ¿te parece? Venga, ¡vamos allá!

¿Qué son los enlaces dofollow y nofollow?

Está claro que esto es lo primero que necesitas saber si todavía no lo tienes claro, ¿verdad? Los enlaces dofollow son enlaces configurados para que, cuando el robot de búsqueda de Google los encuentre, los siga y llegue hasta la página de destino del enlace. De esta manera, estamos diciendo a los spiders de búsqueda que ese enlace es importante y que queremos que ambas páginas estén comunicadas entre sí. Además, al usar un enlace dofollow la web de origen está traspasando parte de su autoridad a la web de destino.

Por si no lo tenías claro, los enlaces dofollow no son mejores que los nofollow y viceversa Click Para Twittear

Los enlaces nofollow hacen justamente lo contrario: le están diciendo a los robots de Google que no siga ese enlace porque no queremos que la web de destino se beneficie de la autoridad de nuestra web y que dicho contenido no es relevante.

Entonces, ¿cuándo uso dofollow y cuándo nofollow?

Enlaces nofollow-dofollowPara esto no hay una respuesta mágica: lo mejor es utilizar siempre el sentido común y, ante cualquier duda razonable sobre la página que estamos enlazando, usar enlaces nofollow. Así estarás evitando posibles penalizaciones por parte de Google. Ten en cuenta además que, aunque uses un enlace nofollow, si Google considera que el enlace que has usado es válido, se traspasará autoridad de todas formas.

Sea como sea, situaciones en los que te recomiendo utilizar los enlaces nofollow son, por ejemplo, cuando no quieres hacerte responsable del tipo de contenido que se publique en la página que estés enlazando, para que emisores de spam no envíen tráfico hacia tu página o si estás apuntando a un enlace de pago, como un anuncio. En definitiva, si enlazas hacia una web de dudosa calidad o no quieres encontrarte con alguna posible sorpresa desagradable. En esta misma línea, sin embargo, antes de usar un enlace nofollow, deberías preguntarte si es necesario incluirlo o si, ni tan siquiera es lo suficientemente relevante para aparecer en tu página.

¿Qué te parece? ¿Tú utilizas estos enlaces en tu estrategia de posicionamiento o eres de los que piensan que ya no son tan importantes como antes? Cuéntanoslo, ¡nos encantará saberlo!