O quizá a la inversa. Porque lo cierto es que si quieres ganarte la vida como redactor (o redactora), copywriter web, web copywriter, o como leches quieras llamarlo, lo de escribir tiene que gustarte, y se te debe dar bien.

Como se te ve con interés, seguro que sabes que el marketing de contenidos no surgió de la noche a la mañana. Primero salieron los blogs (bueno, técnicamente primero surgieron los chats, los foros, o Internet en formato comercial, whatever…) y, en paralelo, las páginas web de empresas y negocios.

En Internet, el contenido busca destacar, atraer y vender. Click Para Twittear

Los primeros ganaron relevancia a medida que conseguían lectores fieles, a su vez, las páginas se preocuparon más del antiguo Page Rank de Google y del SEO, lo que entonces se conocía como metaetiquetas, metadescripciones o keywords y que, de un modo u otro, siguen hoy vigentes tras miles y miles de cambios en los algoritmos de los buscadores.

Pero mejor nos dejamos de rollos, ¿no? Lo cierto es que desde la empresa que vende productos o servicios al usuario que quiere convertirse en blogger (o vlogger) de éxito o está utilizando redes profesionales y su propio blog para encontrar empleo, el contenido en Internet busca destacar por encima del resto, atraer a las personas interesadas y vender (o venderte).

Deja quietas las teclas; ¡echa un vistazo general!

Tras más de cinco años escribiendo contenidos (de calidad) para páginas web, blogs corporativos y espacios personales, en Vorágine consideramos que hay dos realidades fundamentales por las que aprender copywriting. La primera es siempre profesional, y responde a un deseo de trabajar en el sector, mientras que la segunda es, habitualmente, adaptativa, y surge de la necesidad de autónomos, pymes y grandes marcas de adaptarse a los cambios del mundo digital.

Hay dos realidades fundamentales para aprender copywriting: profesional y adaptativa. Click Para Twittear

Sin embargo, en ambos casos nos encontramos con que la información que existe en Internet es incompleta y muy transversal: hay que llenar nuestro lector de feeds hasta los topes con diez, quince o veinte blogs de calidad a través de los que informarse periódicamente y, a su vez, es necesario mantenerse a la última a través de las comunidades virtuales más destacadas y los principales textos de referencia sobre copywriting. No está de más, Facebook, Twitter (¡imprescindible!) y Google+, con lo que al final (nosotros) consideramos que, esta triple o cuádruple necesidad, debería delegarse si aspiras a trabajar de otra cosa.

Pero como cada uno es muy libre, te voy a explicar cómo creo que deberías formarte como copywriter web si quieres tener éxito en tu nuevo trabajo.

¿Dónde encontrar formación para ser copywriter web?

Primero. Y discúlpame las confianzas, pero deja el folleto de ese máster “chupiguay” del instituto de marketing fantástico y a la última que hay en tu ciudad y que cuesta 6.000 pavos al semestre. O mejor aún, cógelo y hojéalo con calma: verás muchas cosas que vas a necesitar para redactar contenidos de calidad.

Cinco consejos de formación para un copywriter webUn buen copywriter debe tener conocimientos de SEO, saber optimizar contenidos, contar una historia, captar al público, diferenciar el target general de la marca y la buyer persona con la que estamos trabajando en ese artículo concreto que tenemos entre manos, aprender a cambiar el tono según el punto en el que se encuentra en el embudo de conversión… ¡Pero alto! Que no puedes saber de todo, y que lo que tú quieres es escribir, recuerda.

¿Por qué digo esto? Porque a fuerza de golpes… se aprende. Y eso quiere decir que no te hagas un curso de AdWords Superior o un máster (genérico) en Marketing digital si lo que quieres es escribir contenidos y trabajar de copywriter web.

Ahora sí, ahora que este punto está claro, ahí van los cinco consejos por los que (creo que) vas a compartir este artículo una vez lo hayas leído.

#1 Formación a la carta

Sobre decir que no nos pagan ni un duro (ojalá, oye; ¡o una caña!), pero proyectos como Quondos o Aula CM funcionan mucho mejor que los cursos tradicionales. No solo porque son online y te puedes adaptar el ritmo, sino porque el equipo de profesores o colaboradores lo mantiene actualizado constantemente. Y lo que todavía es más importante, eliges exactamente qué quieres aprender, no se te impone un marco teórico que luego solo te va a servir para mover de aquí para allá un papelajo que poco valor tiene hoy día.

#2 Aprende ortografía, en serio

Bueno, y coherencia sintáctica y gramatical. Y que conste que no va a malas, pero es brutal la de gente que se autodenomina copywriter o redactor SEO y no sabe mantener el género en una oración de media línea o la misma persona que ha utilizado para su interlocutor durante tres párrafos seguidos. Como ex alumno de Cálamo&Cran te diré que son una opción muy interesante, pero hay muchísimas otras, desde edX o Coursera (gratuitas) hasta manuales de referencia y seminarios en universidades.

#3 Lista de feeds de referencia y extras

Con tantísimos blogs en Internet, empieza por seguir a los más conocidos en el sector (por algo lo son, recuerda) y encuentra tus propios mentores a medida que lees, y lees, y lees…

Si un escritor es quien escribe diariamente, un copywriter debe hacer lo mismo en digital. Click Para Twittear

#4 Créate un blog en WordPress (.org, sobra decirlo)

Y practica creando contenido de referencia, y un calendario editorial, y haciendo pruebas sobre qué densidad de palabras clave deberías utilizar, qué tono se adapta para un tipo de público concreto, y mucho más. Si un escritor es quien escribe diariamente, un copywriter debe hacer lo mismo en digital.

#5 Mantente activo en redes sociales y profesionales

No se trata de convertirse en una rockstar del Twitter, pero no te va a hacer daño tener unas cuantas listas propias y suscribirte a otras cuantas de lo que más te interese de tu sector. Todo ello te ayudará a descubrir nuevos plugins, explorar nuevas tendencias en el marketing y, a grandes rasgos, mantenerte conectado y al día de todo.

¡Espero que este post te sea de utilidad y te ahorre tiempo y dinero al empezar!