Los médicos y otros profesionales de la salud afirman que estar descansado no solo es necesario para realizar cualquier tipo de trabajo correctamente, sino que dormir un mínimo de horas es requisito indispensable para mantener nuestra mente lúcida, centrada y tranquila. Por esa regla de tres, los escritores deberían mantener unas dinámicas de sueño, vigilia y trabajo muy marcadas y descansar bien para poder tener la capacidad creativa a pleno rendimiento, ¿cierto?

Bueno, pues parece que en lo que respecta a la literatura cada persona es un mundo, y quizá Charles Bukowski necesitaba beber e ir al hipódromo, mientras que Virginia Woolf anhelaba la paz de su obra literaria frente al caos de su psique, o el magnífico Dostoievski, quien requería de la ruleta y otros juegos de azar.

Famous writers’ Sleep Habits vs. Literary Productivity es el artículo en formato infografía donde podemos encontrar esta recopilación de curiosidades.

Fragmento de la infografía que muestra la obra escrita del escritor japonés Haruki Murakami y a qué hora se levanta.

Fragmento que presenta la obra escrita del escritor japonés Haruki Murakami en cifras, así como su hora de levantarse.

Hace un tiempo, nos topamos con un curioso artículo en inglés: Famous writers’ Sleep Habits vs. Literary Productivity, Visualized, es decir, “Hábitos de descanso de escritores famosos frente a su productividad literaria”. ¿Interesante, eh? Entre ellos, podemos consultar los hábitos de descanso de Charles Dickens, Honoré de Balzac, Ernest Hemingway o Ray Bradbury y bajo sus perfiles se descubre su producción literaria (dividida en cuatro categorías: ficción, no ficción, poesía y otros), así como los premios y galardones que acogieron en vida.

¿Veis alguna relación? Desde luego se puede hacer una amplia lectura…