Vorágine cierra sus puertas. Puertas altas, portones incluso, de aquel castillo donde convivían la princesa, el drac de Sant Jordi y el referido caballero. Puertas metafóricas, pero cuyos portazos nos duelen ahora que miramos desde el exterior y nos despedimos de nuestra propia creación.

Vorágine, agencia de comuniación escrita

Ha sido toda una aventura, ¿verdad? Para nosotros, lo ha sido. Para nosotros, han sido siete años de formación continua en marketing digital, de trabajar con el corazón, de crecer siempre junto a otros profesionales y de ofrecer un trabajo único, con la máxima calidad de la que éramos capaces y con la alegría de las pequeñas cosas como estandarte. Hemos trabajado con un centenar de agencias que se suman a otros cientos de particulares y empresas y marchamos con muchas buenas experiencias bajo el brazo con las que seguir adelante.

Pero echando la vista hacia atrás, por última vez, Laura y yo queríamos dar las gracias a todos y todas los que una o mil veces confiasteis en nosotros. Vorágine ha sido el primer gran proyecto de nuestras vidas; una empresa a la que durante más de 2.500 días le dedicamos todas las horas posibles para que despegase, y que nos ha otorgado multitud de recompensas desde el año 2011: vivir juntos como pareja, construir un hogar para nuestra gran familia canina y felina, casarnos, viajar por Europa y Norteamérica, y, sobre todo, seguir persiguiendo todo aquello que soñamos convertir un día en realidad.

10949756_10205318811582851_2401077702563653331_n

En 2016, conseguí publicar mi primer libro; Laura terminó su segunda carrera. En 2016, empezamos a crear Conectadogs, un proyecto más que compartir —en este caso, con otras personas desde el inicio—, un proyecto dedicado al bienestar animal y la integración social: hoy, arranca.

Nos despedimos. Ha sido un inmenso placer. Hacia donde nos dirigimos siempre habrá tiempo para dedicar un rato al marketing y la comunicación, al que seguiremos vinculados en menor medida. Y eso es lo que siempre se dice; aun así, aquí termina una etapa de nuestras vidas, recordadlo si alguna otra vez aparecéis por estas páginas que estuvieron repletas de aciertos y de errores, de éxitos y de fracasos, y que esta historia de héroes (y heroínas) y dragones incomprendidos os deje ver que siempre es posible, que solo tienes que imaginarlo, y pelear fuerte por alcanzar eso que sueñas.

Un abrazo.

Millones de gracias.

Hasta siempre.

Laura Palau Nadal

Sígueme en Instagram

Sígueme en Twitter

Javier Ruiz Fernández

Sígueme en Twitter

Sígueme en Facebook

Sígueme en Doblando tentáculos