Al redactar SEO  hay una cosa que no puedes olvidar: no vale todo y estar en Internet sin decir nada relevante no te aportará ningún beneficio. Tener algo que decir no basta para conseguir posicionar tus artículos: si quieres que Google tenga en cuenta los contenidos de tu web, debes tener en cuenta una serie de factores que determinarán el éxito o el fracaso de tu estrategia SEO. Veamos cuáles son.

#Estructura

Redactar SEO implica utilizar una buena estructura para tus artículos: las ideas deben estar separadas por párrafos y, si el texto es largo, no olvides incluir títulos y subtítulos descriptivos. Esta es la mejor manera de indicarle al buscador de qué trata tu post y, por lo tanto, de conseguir que se posicione como tú quieres.  Los títulos son muy importantes para redactar SEO

Aprende a utilizar las diferentes etiquetas de título: te serán muy útiles para recalcar la importancia de cada parte del artículo: H1 es el título principal y debe resumir el contenido del texto; H2 hace lo propio, pero con las subsecciones del texto. Si quieres dividir estas subsecciones en apartados, puedes utilizar las etiquetas H3, H4… Eso sí, procura no abusar de los títulos porque puedes conseguir el efecto contrario al deseado.

#Palabras clave

Para redactar SEO las palabras son importantes, pero las palabras clave lo son todavía más: da igual lo bien que estructures el contenido, la cantidad de enlaces que apunten hacia tu blog o la repercusión que el artículo tenga en las redes sociales: si las palabras clave no son buenas, todo tu trabajo no habrá servido para nada.

Así pues, para optimizar tu artículo para SEO empieza por buscar cuáles son las palabras clave más aptas para el contenido que estés tratando. Encontrarás muchísimas herramientas gratuitas para ello, como el Planificador de palabras clave de AdWords.

¿Ya sabes qué keywords debes utilizar? Bien, ahora es momento de distribuirlas a lo largo de tu artículo: por supuesto, la palabra clave más importante (aquella que tenga más búsquedas) debe aparecer en el título principal. Si quieres utilizar otras palabras clave menos relevantes, repártelas por los subtítulos y el cuerpo del texto.

# Semántica enriquecida

Un error muy común al redactar SEO es escribir de tal manera que las palabras clave aparezcan forzadas y de una forma poco natural. Evita esto por todos los medios: cuanto más natural sea el texto, mejor podrá leerlo Google y antes se posicionará. Además, redactar SEO enfocándote solo en los motores de búsqueda sin tener en cuenta a los lectores de tu página acabará repercutiendo en la calidad y en la cantidad de visitantes que recibas.

#Enlaces internos 

Redactar SEO = contenido importante

Si tu contenido es importante, ¡díselo a Google! 

Una muy buena forma de decirle a Google que tus artículos son relevantes es crear una buena red de enlaces internos que apunten hacia aquellos contenidos que quieras destacar. Es importante que utilices una estrategia lógica de enlaces, ya que de lo contrario Google podría darse cuenta y penalizarte por redactar SEO  de una forma poco adecuada y abusiva. 

Puedes pensar en esta red de backlinks como en una tela de araña cuyos hilos conducen a un único centro: cuanto mejor organizada esté, más servirá para que tus artículos se posicionen y tengas más visitas y conversiones en tu página web.