O la importancia de implicar al redactor freelance en la toma de decisiones, quizá. O lo que es lo mismo, artículos sobre tauromaquia, veganismo, contenidos para adultos… Todos ellos, en mayor o menor medida, entrañan un problema para el redactor de contenidos, y sobre todo suponen una pregunta al aire.

Sobre por qué el redactor no debe aceptar trabajos que no quiere

¿Quiero escribir sobre toros? ¿En páginas X? ¿Sobre temas que son contrarios a mi forma de pensar o a mi ideología? ¿Puedo hacerlo? Sí, de acuerdo. Puede ser que, en un momento u otro, tengamos la necesidad de escribir sobre ello (al fin y al cabo, pocas personas no han pasado nunca por una de esas épocas de vacas flacas), pero cuando eso pasa: ¿cuál es nuestra decisión?

Mi opinión es la siguiente: “No lo hagas.”

El redactor debe ser consciente de que hay muchas temáticas y no tiene por qué saber o querer escribir sobre todas ellas. #1 Sabes de lo que te gusta

La mayoría de nosotros sabe o ha aprendido sobre aquello que le gusta. Hoy, poca gente con estudios superiores trabaja sobre algo en lo que no tiene experiencia o interés (siempre que no sea indispensable en ese momento). En marketing de contenidos, menos aún. Como redactor, además, cada uno escribe sobre un número limitado de temáticas. ¿De verdad vas a dedicarte a aprender y a redactar sobre tauromaquia mientras protestas y reclamas su abolición los sábados y los domingos?

#2 Se te nota en la mirada…

Vamos, que no cuela. Que muy bueno o buena debes ser para dar el ímpetu, el tono y el énfasis necesario a un texto sobre un tema del que piensas todo lo contrario. No es que no se pueda, claro. Pero vas a perder tiempo (y dinero) en el camino. Pregúntate si vale la pena.

#3 ¡Es una pasada de trabajo!

Nos pagan por escribir. Quizá exista algún trabajo igual de bueno, ¡pero nos pagan por escribir! Y, si has conseguido clientes que te ofrecen cierta libertad, será aún mejor. ¿Por qué estropearlo haciendo cosas que no quieres durante horas y horas solo por cuatro duros de más? Si no lo ves claro, ¡dedica ese tiempo a captar más clientes!

#4 Otros lo harán

Y todo lo anterior no es antónimo a quedar como un buen profesional. Explícaselo y, si tienes la posibilidad, recomiéndale a otro compañero o a una agencia que creas que sí puede asumir ese trabajo con garantías.

Porque nada de esto va sobre juzgar si escribir sobre páginas de contactos o veganismo reaccionario está bien o está mal; a lo mejor, simplemente, tú no piensas así, o no quieres escribir sobre ello. ¿Y por qué somos freelance o autónomos la mayoría de redactores de contenidos, si no es para poder escoger cómo y con quién trabajamos? Que otros aparquen su ética durante la jornada laboral, yo prefiero mantenerla, y trabajar con quienes piensan como yo.