Desde la Mesopotamia Antigua, la función de las bibliotecas más ilustres y más sencillas ha sido homónima: conservar y registrar todo tipo de textos; las viejas edificaciones de Oriente Próximo custodiaban en su interior documentación religiosa, política y económica, mientras que las actuales han extendido esa tarea hacia todo tipo de temáticas en papel y, ahora, también en formato digital.

El olor a libro antiguo, el archivo, las estanterías de varios metros de altura; la paz, el silencio, la luz… Cada biblioteca es un espacio mágico y a la vez muy humano, de conocimiento y reflexión, de estudio y de abstracción. Mármol, madera, metal y papel para recoger gran parte del conocimiento humano, ¿verdad? ¿Pero dónde podemos encontrar las mayores colecciones de la Tierra?

Es una buena pregunta… ¿No?

  1. Biblioteca Vaticana: recoge algunas de las obras más antiguas del mundo y su colección está compuesta por títulos antiguos, modernos e históricos.
  2. Biblioteca Nacional de Austria: acoge entre sus muros más de ocho millones de documentos, entre los que destacan papiros, incunables y libros antiguos, así como mapas, partituras musicales y grabados. Para los más curiosos, parte de su fondo está dedicado al esperanto y otras lenguas de creación artificial.
    Biblioteca nacional de Austria

    Biblioteca Nacional de Austria.

  3. Biblioteca Nacional de Francia: bajo el acrónimo BnF, la biblioteca nacional francesa guarda por decreto un ejemplar de todo libro publicado en Francia y, actualmente, cuenta con más de trece millones de ejemplares.
  4. Biblioteca de la Universidad de Harvard: a través de un sistema que distribuye su colección a lo largo del campus de Massachussetts, la biblioteca ostenta el título de la más extensa del ámbito académico.
  5. Biblioteca del Estado Ruso: con menos de doscientos años de historia, la primera biblioteca que se inauguró en Moscú recoge más de diecisiete millones de libros.
  6. Biblioteca Pública de Nueva York (NYPL): ofrece a los ciudadanos neoyorquinos y a los turistas más de veinte millones de copias y se financia a través de capital público y, también, privado.
    Biblioteca pública de Nueva York

    Biblioteca Pública de Nueva York.

  7. Biblioteca Nacional de China: cuenta con más de veintitrés millones de obras, entre las que pueden encontrarse la mayor y la mejor colección de literatura china. Cambió su nombre a finales del Imperio Qing, habiendo nacido bajo el título de Biblioteca Metropolitana.
  8. Biblioteca Nacional de España: el plan de creación del fondo bibliográfico fue aprobado por Felipe V a finales del año 1711, y pocos años después ya contaba con una excelente colección que, en la actualidad, asciende a más de veintiocho millones de obras.
  9. Biblioteca Británica: ciento cincuenta millones de artículos, entre los que destacan libros, diarios, patentes y manuscritos. Cuenta con una extensión de 625 km de estanterías que crece a una media de 12 km por año.
  10. Biblioteca del Congreso de los EE UU: construida en el año 1800, cuenta con treinta millones de libros y otros documentos que ascienden a 138 millones de documentos de carácter diverso, 61 millones de manuscritos y 600.000 microfilmes.