En su trabajo, el corrector de textos tiene herramientas y códigos específicos que se remontan a la Edad Media: antes de la aparición de las primeras imprentas. Por aquel entonces, los profesionales ya señalaban en el margen del propio manuscrito los errores y los cambios que debían realizarse.

Quizá conviene aclarar que la corrección de textos no es un oficio tan antiguo como la traducción, pero sí que ha sido una práctica que ha resultado primordial para la expansión del conocimiento y su democratización en cualquier idioma.

marcas-corrección-tecnología

Ordenadores de sobremesa, portátiles, tabletas, teléfonos inteligentes… El corrector debe, hoy más que nunca, adaptarse a la tecnología.

Hoy día, la figura del corrector ha quedado relegada a un punto todavía más oscuro que antaño; a medida que las marcas de corrección (más conocidas como signos tipográficos) han ido dejando paso a los correctores integrados en los procesadores de texto, poco a poco, se ha perdido el trabajo en soporte impreso, y la experiencia nos dice que no solo se han incrementado las erratas, sino que, además, se han eliminado demasiados filtros entre el autor y el lector (corrección de primeras pruebas, estilo y coherencia textual, de galeras, etc.) que muchísimos textos a los que se les presupone un impacto enorme no pasan jamás.

Las llamadas, los signos y las señales quedan al margen del trabajo de corrección ortotipográfica en formato digital, y si bien el corrector da una solución más simple a estos, no siempre consigue transmitir el motivo de los cambios, quedando muchos de ellos en el tintero (y nunca mejor dicho) y obligando al sector a plantearse si, o bien dejamos de estudiar las marcas de corrección y adaptamos un software a las problemáticas actuales (en especial, en lo que se refiere a cuestiones tipográficas), o hacemos comprender a editoriales y clientes que se necesitaría una fase de trabajo más analógico.

Evidentemente, el debate que se abre aquí trata temas que van más allá del corrector de textos (la editorial puertoNORTE-SUR hizo referencia a todos ellos en un artículo sobre los signos de corrección que puede localizarse en su propia página web), y nos alejaríamos de lo que veníamos a presentar: las marcas de corrección, aún vigentes hoy día en todos los cursos de corrección ortotipográfica.

Signos tipográficos vigentes en la corrección ortotipográfica

Los signos tipográficos son avisos con los que el corrector de textos marca una serie de errores de ortografía y tipografía para su posterior revisado, consulta y, si procede, corrección.

Entre estos errores, los más habituales son las mayúsculas innecesarias que deben corregirse en caja baja, el orden de las palabras en una oración, los fallos de transcripción, las omisiones de términos o las tildes; pero el registro de signos tipográficos se compone de muchos más, especificados en la UNE 1083:1982, la UNE 54-018-76 y la UNE 54-0051-75 que los futuros profesionales estudian durante los cursos o los grados (u otras titulaciones, dependiendo del país) para convertirse en corrector de pruebas o corrector de textos.

Signos tipográficos principales

Caja baja (cb)

Uno de los errores más comunes que se encuentra un corrector es el uso de mayúsculas incorrectas o no normativas. Por norma, el corrector hace un círculo alrededor de la letra en cuestión y repite el aviso en el margen.

Mayúsculas

El caso inverso al anterior. El corrector de textos, mediante tres líneas paralelas (subrayado triple) bajo la palabra, notifica que la palabra debe corregirse y escribirse en caja alta.

Signos tipográficos utilizados para marcar letras que deben aparecer en caja alta y caja baja.

Signos tipográficos utilizados para marcar letras que deben aparecer en caja alta y caja baja.

Negrita, itálica y redonda

Mediante subrayado irregular bajo la palabra se hace saber que el texto debe remarcarse con negrita.  En cambio, si queremos informar de que debe reescribirse en itálica, el profesional subraya la palabra con una única línea recta. En el caso contrario, colocamos la marca “red” en un círculo al margen dentro de un círculo y rodeamos la palabra o palabras en cuestión.

Errores de coherencia, dudas o sinsentidos

Utilizamos símbolos de interrogación para dejar constancia de posibles errores de coherencia, dudas o sinsentidos que deben consultarse con el autor.

Invertir letras, omitir y borrar palabras

Errores muy comunes por las prisas o por descuidos propios de la redacción que una lectura atenta arregla rápidamente. A menudo, también se añaden letras de forma incorrecta y requieren un reclamo para su posterior eliminación. Los signos tipográficos utilizados son los siguientes:

cambiar-palabras-letras-transposicion-corrector

Signos que el corrector utiliza para marcar que debe modificarse el orden de las palabras o dentro de una oración.

Otras marcas de corrección

El corrector de textos utiliza muchos más signos que aquellos que os hemos presentado; si bien, con frecuencia, esta práctica se omite en trabajos de corrección de ámbito académico, por ejemplo, aquellos cuya visión es la de arreglar, embellecer o ayudar a que un texto funcione más que encontrar una recomendación o un asesoramiento de calidad (novelistas, publicistas, editoriales, etc.).

Como idea final con la que cerrar este artículo, confieso que en mi día a día he abandonado en gran medida la corrección tradicional con signos y marcas de corrección, y utilizo herramientas como el control de cambios de MS Word  e incluso el uso de Indesign y, en algunos casos, QuarkXpress, pero son escasos los servicios que en cinco años hemos realizado a través de la corrección en PDF y, en menor medida aún, el trabajo en papel.

Las llamadas se colocan sobre la letra o palabra que debe corregirse y se repiten al margen con el signo de corrección en concreto.

Las llamadas se colocan sobre la letra o palabra que debe corregirse y se repiten al margen junto al signo de corrección.

Los tiempos cambian: es una realidad, pero no debe ser excusa, como bien apuntará también cualquier otro profesional, para eliminar filtros durante las etapas de corrección de cualquier manuscrito, sea del tipo que sea, porque este es el primer paso para renunciar a un texto de calidad.

Enlaces de interés sobre corrección ortotipográfica

¡Escríbenos!

¿Quieres contactar con un corrector profesional?

Estamos aquí para ayudarte.

¡Escríbenos!