Hacer las cosas con corazón o por qué regalar dragones de fieltro por Sant Jordi.