Napoleón y sus expedicionarios encontraron en Rashid una tabla de granito que fue la clave para dar sentido al egipcio jeroglífico.