Google es el buscador más utilizado en el mundo entero; entre un 70 y un 90% de las búsquedas globales se realizan a través de su motor de búsqueda. A raíz de ello, toda empresa debería dedicar tiempo y esfuerzo a posicionarse adecuadamente en los principales criterios de búsqueda de su sector. Seguro que sabías esto, pero no te habías planteado que un corrector de textos podría mejorar tu posicionamiento web, ¿verdad?

De forma resumida podríamos afirmar que, hasta la fecha, posicionar una web era 1) hacer saber que está ahí, 2) utilizar las palabras clave y 3) tener una estructura (encabezados, diseño, etiquetas, etcétera) adecuada. Sin embargo, Amit Shingal, vicepresidente de Google, puede ser clave para mejorar la jornada laboral del corrector de textos, pues ha afirmado en reiteradas ocasiones los cientos de cambios que han afectado al algoritmo del buscador, pero también ha empezado a insistir en otros elementos que influyen, tales como utilizar adecuadamente la lengua, poseer contenidos de calidad y, a partir de ahora, evitar errores de estilo y ortografía.

Los primeros resultados ya están en cifras. Según Google, los cambios en inglés afectaron a 12% de las peticiones, en el resto de los idiomas será de 6 al 9% de las consultas realizadas.

Ortografía y posicionamiento webTras el estreno de Google Panda, el algoritmo se reprogramó para filtrar el contenido de forma todavía más exacta. La intención es acercar al usuario hasta aquello que realmente busca. Podemos afirmar, sin lugar a dudas, que los textos que tendrán mayor relevancia a partir de ahora no tendrán faltas de ortografía y deberán ser originales.

La época del SEO que se dedicaba a copiar, pegar  y abusar de palabras clave ha tocado a su fin, puesto que el buscador reconocerá incluso si se trata de contenidos elaborados por expertos o si bien se trata de textos pobres y generalistas. Ahora toca volver a adaptarse, lo cual es una norma no escrita en todos los mercados.

Desde Vorágine os recomendamos cuidar la ortografía y el estilo de vuestros textos; es un buen momento para empezar a preocuparnos por nuestro idioma y crear contenido de calidad. Inspirarse y compartir, citar fuentes y crear comunidad. Y, recordad, si queréis disponer de un corrector de textos de calidad, o de un servicio de asesoramiento lingüístico, estamos a vuestra disposición.

Os dejamos un par de enlaces de interés para ampliar información: