Ahora que el marketing de contenidos está en boca de todos, son muchas las empresas que tienen claro que necesitan una estrategia con la que captar a sus clientes: atrás ha quedado la etapa en que pocas personas veían la utilidad al content marketing.

Actualmente, la lucha con la que nos encontramos los profesionales del sector es otra: mucha gente nos dice que no ve la necesidad de contratar a un redactor freelance o de confiar en una agencia de comunicación digital para llevar a cabo sus estrategias de marketing de contenidos, porque su empresa puede asumir la creación de artículos de forma interna.

Sin embargo, la experiencia nos demuestra que una estrategia planteada desde esta perspectiva difícilmente alcanzará el éxito si no se trabaja con un profesional. Vamos a desglosarte por qué pensamos esto, ¿vale?

5 motivos por los que delegar el marketing de contenidos a un profesional

Sí tú también crees que, realmente, no necesitas contratar a un redactor profesional, vamos a ver 5 puntos por los que consideramos que deberías replantearte tu decisión:

1. No tienes a ningún redactor experimentado en tu equipo

Pasa muchas veces: crees que nadie mejor que tú conocerá los secretos de su profesión, sabes cuáles son los eventos relacionados más importantes, qué problemáticas pueden surgir… La conclusión a la que suele llegar la mayoría es, más o menos, la siguiente: “si yo conozco mi mercado y no se me da mal redactar, ¿por qué voy a invertir en un redactor externo?” o, en su defecto, “¿por qué no se lo pido al becario tal o al empleado cual?”.

Pero plantéate lo siguiente: si se te estropea el coche, ¿verdad que no se te ocurre repararlo por ti mismo después de haber visto dos o tres tutoriales en YouTube? Y por saber cocinar, no te pones a la altura de Ferran Adrià, ¿no? Pues con el marketing de contenidos pasa exactamente lo mismo: no por saber escribir puedes considerarte copywriter.

Así pues, por mucho que tú o alguien de tu plantilla tenga buenas dotes para la redacción deberías dedicarle un minuto más a la idea de pedirle que se encargue de generar contenidos para tu marca.

2. No puedes aprender sobre cualquier tema (por falta de tiempo)

Esto es así: nadie sabe sobre todo, pero además tú ya tienes un trabajo al que dedicar tu tiempo. Tomarte las horas necesarias para documentarte adecuadamente, redactar, corregir, revisar, maquetar y publicar ocupará una buena cantidad de horas de tu jornada semanal.

En cambio, un redactor profesional ya tiene interiorizadas estas tareas y sabe cómo documentarse, de dónde obtener datos fiables, los procesos a seguir para minimizar el tiempo de revisión…

Cinco razones por las que delegar tu marketing de contenidos

3. No tienes tiempo para generar todos los contenidos que necesitas

Asúmelo: puede que al principio dediques mucho tiempo al marketing de contenidos porque te haga gracia ver cómo crece el blog, que consigas algunos pequeños éxitos o, incluso, que realmente estás captando visitas.

Pero ten presente que no acaba ahí la cosa: una vez pasada esta ilusión inicial, te darás cuenta de que, realmente, escribir un artículo a la semana no te está sirviendo para nada. Y verás cómo todo el tiempo y el esfuerzo que has dedicado a esa tarea, tampoco. Conseguir éxitos reales y tangibles con una estrategia de marketing de contenidos requiere tiempo, planificación y, sobre todo, dedicación.

En definitiva, si realmente quieres marcar una diferencia piensa en publicar en el blog, mantenerte actualizado en Facebook, crear campañas de mailing efectivas y segmentar al público hacia los canales correctos.

4. No sabes cómo medir los resultados

¿No tienes ni idea de lo que es un mapa de calor? ¿Has oído hablar de la tasa de rebote, pero no sabes cómo atajarlo? ¿Te pierdes con la diferencia entre las páginas vistas y las visitas únicas? ¿Sabes cómo indagar sobre cuántas veces se ha compartido un enlace por la red? Si la respuesta a cualquiera de estas preguntas es un rotundo no, entonces no lo dudes: necesitas delegar las tareas de marketing de contenidos.

¿Por qué? Pues, básicamente, porque si no lo haces estarás invirtiendo un tiempo que no te repercutirá en ningún beneficio: si no consigues unos objetivos mínimos ni sabes cómo comprobarlo, tu estrategia estará fallando.

5. No conoces las herramientas suficientes

Como dice el dicho, cada maestrillo tiene su librillo.  Y en el marketing de contenidos no podía ser menos: más allá de saber redactar y cómo llegar a cada tipo de público, es esencial disponer de un buen arsenal de herramientas que te salvarán la vida en mil y una situaciones.

Desde un generador de ideas para aquel título que se resiste hasta un análisis sobre los temas más interesantes de un sector determinado, el redactor freelance tiene mil y un medios para agilizar su trabajo. ¿Los conoces tú? ¿No? Entonces, como te decíamos, tal vez deberías replantearte tu decisión.

Para concluir, en Vorágine creemos que si buscas resultados profesionales, debes delegar en redactores profesionales. ¡Así de sencillo! De lo contrario, estarás invirtiendo tiempo, esfuerzos y dinero que no te aportarán ningún beneficio.