En estas últimas semanas, hemos hablado sobre todo tipo de contenidos de calidad que funcionan en nuestra estrategia digital. Como explicaba Laura hace unos días, conocer a nuestro consumidor y saber en qué punto del embudo de conversión se encuentra son los dos puntos fundamentales para crear contenidos que le interesen.

Conocer a tu consumidor te permite:

  • Definir los diferentes target a los que se enfoca tu estrategia digital
  • Crear una buyer persona para cada producto o servicio concreto

En la misma línea, sabiendo esto, crearemos material para nuestro consumidor final con la seguridad de que los objetivos que nos proponemos están alineados con sus principales intereses.

Sobre crear buyer personas a estas alturas ya se ha hablado mucho, tanto nosotros, como blogs especializados en marketing digital como 40deFiebre (consulta, por ejemplo, ¿Qué son las buyer persona?), pero hay un tema sobre el que, al menos en España, somos bastante cerrados, como si las agencias guardasen la fórmula de crear contenidos espectaculares que, sin su ayuda, tú nunca podrías hacer.

Para nosotros, eso es mentira. Claro que puedes crear contenidos de calidad sin una agencia detrás. Llevará un montón de trabajo, pero puedes hacerlo (probablemente, te costará más al contar con menos recursos, en tiempo y en material, que una agencia especializada en marketing digital o marketing de contenidos) Y hoy vamos a exponerte el primero de varios ejemplos prácticos.

¿Por qué vais a desvelar secretos chulos para crear contenidos?

Simplemente, porque en eso consiste el marketing hoy: en ofrecerte un valor diferencial a ti, nuestra target, y amoldar nuestra estrategia a una serie de pasos que hará que nos pidas un presupuesto para un proyecto u otro.

También porque nos hemos dado cuenta de que hay muchísimas marcas geniales que tienen problemas muy serios para crear contenidos de calidad en cualquier formato y, en parte, esto es debido a que no hacen el esfuerzo de buscar a su público y a su consumidor-tipo, pero también porque no hacen una buena valoración ni un balance de esfuerzos y recompensa.

El proyecto The Green Dog

Algunas claves para crear contenidos de calidadEmpecemos inventándonos una asociación animalista llamada The Green Dog. Se tratará de un grupo dedicado a ofrecer cursos de adiestramiento canino y rehabilitar perros y personas en centros de asistencia para personas dependientes, prisiones y Centros Residenciales de Acción Educativa (CRAE).

Para conseguir una mayor difusión de su labor social, se han decidido a crear una página web, un blog y a mantener una interacción constante en redes sociales. Sin embargo, rápidamente se hacen un lío y no saben qué contenidos de calidad crear para el blog ni a qué otros modos de difusión vía Internet pueden sacarles partido.

Algunos ejemplos que funcionarían en esta estrategia son:

  • Ofrecer consejos de educación canina, pautas y soluciones a problemas concretos a los que los dueños de perros suelen enfrentarse (tirones de correa al pasear, ansiedad, ladrido excesivo, obediencia básica…)
  • Testimonios de voluntarios, enfermos, internos de prisiones rehabilitados o equipos educativos que opinen sobre qué les ha parecido positivo de las intervenciones
  • Contenidos de calidad que ayuden a concienciar sobre problemas como el abandono o el maltrato animal, la compraventa de animales de compañía o las deficiencias de la legislación actual
  • Promover iniciativas urbanas geolocalizadas (concienciar sobre los peligros del azufre, ir con tu mascota en el tren o en el metro…) que, además, puedan extrapolarse a otras ciudades

Estos son algunos ejemplos de contenidos de calidad que esta asociación podría crear. Sin embargo, antes de lanzarse a redactar y maquetar todo ello en un blog, lo interesante sería estudiar a través de qué canales se mueve su público y en qué momento del embudo de conversión buscan una u otra cosa. Como habrás visto, hasta ahora, no hemos mencionado blog, redes sociales, eBooks, podcasts o YouTube para crear y compartir estas propuestas.

Asimismo, si te fijas, todo ello podría crearse en formato infografía y, del mismo modo, también de un modo más extenso mediante marketing de contenidos en un blog o una serie de vídeo asociados a una cuenta de YouTube.

Podríamos, por ejemplo, estructurar estos contenidos de calidad a través del embudo de conversión de leads a clientes de la siguiente forma:

  • TOFU: infografías en redes sociales, vídeos de adiestramiento canino y rehabilitación de perros en YouTube, pautas de trabajo, F.A.Q. y consejos útiles en el blog.
  • MOFU: un eBook sobre adiestramiento canino o contenidos exclusivos dedicados a las terapias en centros asistenciales o los proyectos en prisión.
  • BOFU: una invitación a una sesión del grupo de trabajo con adiestradores profesionales o parte del equipo de voluntarios, un descuento exclusivo para la siguiente edición de un curso o un seminario…

Ante todo, es importante comentar que esto es un ejemplo práctico donde falta un verdadero estudio de las necesidades del proyecto, pues solo hemos recogido algunos retazos que, probablemente, una organización como esta podría plantearse. Lo que nos demuestra lo importante que son los contenidos de calidad para el éxito de un proyecto en la red, pero también lo básico que resulta saber hacia quién van dirigidos y en qué momento de la experiencia del usuario, ¿verdad?

Si te da pereza leértelo todo, recuerda:

  • Qué quiere el consumidor en cada momento del embudo de conversión es importante.
  • Decidir cómo, cuándo y en qué formato vamos a presentar los contenidos es fundamental.
  • ¡Y no olvides que unos contenidos bien planteados pueden funcionar en varios formatos!