Cualquier copywriter, redactor, periodista o sujeto en general que se decida a probar suerte en Internet necesitará, por lo menos, unas nociones concretas sobre lo que le gusta y no le gusta a Google. El porqué es sencillo: nos guste o no nos guste, Google tiene un monopolio en lo que a búsquedas se refiere, por lo que aquello que desde California consideran buen contenido web, termina por aplicarse al mundo entero.

Y esto es lo que lo lía todo. ¡En serio!

La mayoría de la gente que escribe contenidos en Internet aprende cosas diariamente, y cada vez escribe peor. La principal razón es que muchos redactores siguen sin poner por delante la importancia de un texto original y que aporta valor al usuario (resuelve un problema) y siguen centrados en una de las tres prácticas siguientes:

#1 SEO, ¿es para SEO, no? El SEO es importante…

Tras escuchar esto es cuando no puedo evitar un buen facepalm. Este es el vivo ejemplo de que cuanto más sabes, más contaminado estás, y con la creación de contenidos para Internet se percibe desde el minuto 1 cómo se sobreoptimiza el contenido.

Lo cierto es que comento lo mismo a toda la gente que empieza a trabajar con nosotros: “Olvídate del SEO: escribe para el usuario; resuélvele un problema.” Entonces, como todos tenemos una tendencia malsana de ir de extremo a extremo ni tan siquiera aparece la keyword o el concepto que debía mover el texto, y debemos hacer el ejercicio contrario.

En tal caso, les digo: escribe con un concepto en mente y con una necesidad a resolver, después, si ese concepto no se comprende, dale fuerza a lo largo del texto; si se comprende, la densidad por palabra clave no es importante, y la keyword seguro que aparece lo suficiente.

#2 Crear vs. Copiar contenido web

¿Conoces estos hábitos para redactar contenidos de calidad?Aquí, desde los cambios que trajo Panda también pringan muchos. Primero, porque confunden buscar fuentes de referencia con las que informarse con copiar el trabajo de terceros (consciente o inconscientemente) y, segundo, porque no aportan nada al usuario.

Mi planteamiento es el siguiente aquí: si vas a crear un artículo (sea para robar la posición de un nicho a tu competencia, sea por lo que sea) necesitas crear mejor contenido que esa otra persona. Si le copias el contenido, Google lo detecta, así que no va a ser mejor; y si no creas un contenido diferente, con un valor añadido, tu competencia tiene las de ganar (antigüedad, relevancia y lo que tú quieras).

#3 Sé práctico: aprende para desaprender

Este es el mejor consejo de todos. Estoy seguro. Y vamos con ventaja, porque muchas grandes agencias todavía no se lo han aplicado: ¡con todo lo que nos costó aprender, toca darle la vuelta!, deben pensar, sin entender que los contenidos web e Internet en general es, hoy, sinónimo de cambios constantes.

Recuerda estas cinco cosas que nos han ayudado a hacer crecer nuestra marca alrededor de verdaderos gigantes del marketing digital, y aprovéchalas.

  • La originalidad es tu mejor arma en Internet: utiliza aquello del formarte una idea para hablar sobre ello, cualquier otra forma de trabajar caerá en saco roto.
  • El CTR alto y la tasa de rebote se combaten con un target: si no tienes un briefing o una buyer persona en mente, créate un target antes de escribir un artículo. No hace falta que sea algo extremadamente concreto, puede ser un modelo genérico que nos sirva para enfocar el tono, la estructura del texto y el valor diferencial, simplemente.
  • Sobre las palabras clave, tres notas: son importantes al principio del texto, ya no mola eso de que no tengan sentido o sean poco naturales (comprar teléfono, seguros barcos…) y busca una densidad cómoda para el usuario. Piensa que la densidad global (de todo el sitio web) empieza a pisar fuerte frente a la de una única página (eso mola, ¿eh?).
  • Aprende las buenas prácticas: en nuestro equipo, valoro muchísimo la capacidad de hacer relaciones etimológicas, una ortografía y una coherencia perfecta en el discurso del texto y la posibilidad de hablar de algo sin salirse de ese tema (no mezclar temas que agregan paja inútil al contenido).
  • Para que todo lo anterior funcione, crea tu propio microcosmos: integra tu artículo dentro de un discurso mucho más grande; si has escrito varios artículos relacionados, relaciónalos; si quieres aportar valor diferencial con imágenes y vídeos, hazlo; no solo redactas, envías un mensaje global a través de las palabras, y este puede adaptarse a ti tanto como tú quieras.

Una parte sobre lo que significa redactar contenido de calidad está en estos párrafos de atrás, pero queda que tú lo personalices, ¿no crees? Simplemente, he decidido ser un poco más concreto y no seguir dándole vueltas a ideas abstractas como el contenido es el rey: guarda tus fantásticas ideas espontáneas en una carpetita y escribe aunque la inspiración no llegue. ¡Ya habrá tiempo de optimizar, maquetar y targetear!

Que todo eso también lo vas a tener que hacer. Pero hazlo con cabeza.