¡Redactores, matad vuestras mejores ideas!