Algunas de las frases que más nos repiten por teléfono o por correo electrónico son las siguientes:

¿Qué?

¿Cuánto?

¿Cómo es posible? Explícame otra vez cómo planteáis la corrección.

Pero mi tesis tiene muy pocos errores, y de ortografía ninguno (¡o menos!).

Eso es el doble de mi presupuesto.
Por eso, este artículo no va sobre cómo corregir tu tesis […]