La importancia del marketing de contenidos crece día tras día y, por este mismo motivo, cada vez son más las personas que se deciden a probar fortuna como redactor freelance. Pero ¿vale cualquiera o es necesario tener una serie de aptitudes imprescindibles para desenvolverse en esta profesión?

Mucha gente piensa que es suficiente con tener un nivel de redacción adecuado y no tener encontronazos con la ortografía, pero nuestra opinión —o la mía, al menos— es que con esto no basta. Más allá de tener unos conocimientos básicos de SEO, un redactor freelance necesita reunir ciertos requisitos que harán que su trabajo sea realmente bueno.

¿Qué necesita un redactor freelance para ser un buen redactor freelance?

Hay muchísimos aspectos que me gustaría destacar aquí para explicar qué tiene que tener un redactor freelance, pero como no puede ser, estos son los 5 puntos clave que todo redactor freelance debe cumplir según mi criterio. ¡Veamos cuáles son!

#1 La ortografía es básica

Este punto encabeza todas nuestras listas sobre qué debe tener un redactor freelance sí o sí para poder ser un profesional. Y es que, como nos recordó @Trecebits en el Congreso Web 2015, la corrección lingüística en Internet es clave si queremos dar una imagen de calidad a los usuarios.

Llegar a una web y encontrarse con un blog con faltas de ortografía o con una mala sintaxis y textos difíciles de comprender hará que parezca que no nos preocupamos por los detalles. Y eso no es así, ¿verdad? ¡Nos encantan los detalles!

Cinco cosas que necesita un redactor freelance#2 Como diría Descartes, sin un método no somos nada

Primero, pensar; después, ordenar; por último, redactar. Un buen redactor freelance debe dedicar un rato a pensar qué quiere decir y por qué; y, por último, es necesario plantearse cómo decirlo: ¿con listas?, ¿con infografías? Elegir el formato del contenido es una decisión clave para conseguir el objetivo del post.

#3 Aprender a leer la mente

A un blog pueden llegar muchos tipos de personas, con inquietudes y necesidades diferentes, y es necesario saber qué espera cada una para ofrecerle exactamente aquello que está buscando. Obviamente, no podemos conectar con todas y cada una de estas personas, pero sí podemos crear una buyer persona (o varias) a quienes dirigir nuestros contenidos. ¡Y es tarea del redactor freelance saber cómo hablarle a esa buyer persona!

#4 Tener un fondo documental del tamaño de un ropero

Decir las cosas sin fundamento estaba bien hace unos años, y todavía hay mucha gente que sigue haciéndolo, pero tener buenas referencias, saber dónde conseguir la información y, sobre todo, referenciarla es clave para generar confianza. El redactor freelance puede dar su opinión sobre casi todo, pero si la sustenta en lo que otros ya han dicho, mejor que mejor. ¿O no?

#5 Saber crear gusanillo en el lector

Cada vez que hacemos algo, lo hacemos por algún motivo; y los redactores freelance escribimos por lo que escribimos, ¿verdad? Detrás de un artículo bien estructurado y bien redactado debe haber siempre una intención: conseguir suscriptores, mejorar las ventas, captar leads, mejorar la reputación digital… Así que el buen redactor freelance tiene que ser capaz de generar esa necesidad en el lector utilizando su mejor arma: ¡la palabra!